• Concesionario oficial KTM
  • Concesionario oficial Peugeot Scooters
  • Concesionario oficial Torrot Electric
  • GAS GAS
Fecha : 11 Oct 2013
Comment : Off

Conducción en lluvia

lluviaLo primero es diferenciar entre conducir preparado para la lluvia o mojarnos sin ropa adecuada en el típico chaparrón. Hacerlo de uno u otro modo cambia totalmente el planteamiento, ya que bien protegido es hasta agradable y placentero pilotar bajo el líquido elemento.

Sin embargo, sin protecciones, mojado, perdiendo temperatura corporal, con empañamiento en la visera y padeciendo, lo mejor es parar si se puede en cuanto caigan las primeras gotas para que el frío y el agua no interceda en nuestra conducción.

Tanto en el primero como en el segundo caso, debemos extremar las precauciones ya que precisamente es en estas condiciones, cuando deberemos estar más concentrados, ser más suaves, más precisos, y «mejores pilotos» en general, tener mucho tacto con acelerador, frenos y reacciones.

Ten en cuenta que en mojado, hay que intentar dibujar la trayectoria más abierta posible, evitar las líneas pintadas, los parches sospechosos, los cambios de asfalto, las líneas de reparación y desde luego, estar seguro de que no vas a tener que inclinar más, y mucho menos aún frenar en medio de la curva. Más vale entrar despacio que demasiado deprisa, porque en lluvia la improvisación es algo de lo que tienes que olvidarte todo lo posible. En ocasiones la carretera está sucia y las manchas de gasoil, de aceite, etc, suelen quedarse en el centro de la calzada, por donde las ruedas de los coches no pasan.

Si quieres saber cuánto “agarre” tienes a tu disposición, frena con el trasero para ver cuánto de fuerte puedes apretar la maneta del delantero. Si eres un afortunado con ABS integrado en tu moto, tan solo frena y tu moto responderá.

Recuerda:

En lluvia, anticipa tus movimientos y haz todo con mayor suavidad.